Español | English
5 de febrero de 2023

GTCdigital

Noticias

Ver lista completa de noticias

Un guacamole muy sabroso (I)

09/05/2003

GUACAMOLE es el nombre dado a la caja de Adquisición, Guiado y Calibración del Gran Telescopio CANARIAS (GTC), el sistema que permitirá el seguimiento de las estrellas durante la observación.

Imaginemos una gigantesca estructura metálica de 350 toneladas que debe moverse con una suavidad absoluta, un sistema que ha de coordinar conjuntos de barras de acero, motores, espejos, cables e instrumentación científica. Y que todo esto se desliza sin apenas rozamiento y con una precisión microscópica, pudiendo apuntar y seguir a un objeto en el Universo situado a miles de millones de años luz...

Estamos imaginando el Gran Telescopio CANARIAS (GTC), un telescopio en construcción que, una vez comience a funcionar, en el año 2005, será el telescopio con el espejo primario más grande del mundo, compuesto por 36 segmentos hexagonales de 1,90 metros entre vértices con una superficie total equivalente a un espejo circular de 10,4 metros de diámetro.

Cuanto mayor sea el espejo primario, mayor será la capacidad de ver objetos lejanos, es decir, podremos ver cosas que hasta ahora no podíamos ver porque “no llegábamos”. Pero, al mismo tiempo, cuanto mayor es el espejo primario, mayor es la complejidad de los sistemas, componentes e instrumentos que necesitará el telescopio. Uno de estos instrumentos es la caja de Adquisición y Guiado (A&G).

¿Para qué sirve una caja de Adquisición y Guiado?

Para nosotros, el cielo se mueve. Pero en realidad es la Tierra la que gira, haciendo necesario que, para observar una estrella, tengamos que perseguirla por todo el cielo.

Para hacerlo, los telescopios cuentan con avanzados sistemas de adquisición, guiado y calibración que permiten que el telescopio realice el seguimiento del objeto a observar: localiza una estrella cercana a la observada para utilizarla como referencia y envía información cada pocos segundos con el fin de corregir la posición del telescopio, de manera que el objeto observado esté siempre en el mismo sitio dentro del plano focal. Sin este procedimiento, las imágenes se moverían y no podrían estudiarse las características de los objetos.

El sistema de A&G del GTC se ha denominado GUACAMOLE (GUiding, Acquisition and CAlibration MOduLE) y ha sido diseñado por la Oficina del Proyecto en GRANTECAN, la empresa pública que gestiona la construcción del telescopio. Según Nicholas Devaney, responsable del diseño preliminar que se hizo de GUACAMOLE, se trata de un sistema “mucho más sofisticado” que los utilizados hasta el momento: “no sólo permite el guiado del telescopio, sino que además ofrece la posibilidad de controlar el sistema de óptica activa del telescopio y viene equipado con sensores de frente de onda, desarrollados en la oficina del proyecto”.

Es decir, que si normalmente los sistemas de A&G han sido utilizados por los telescopios de cierta envergadura para localizar el objeto y seguirlo, en los telescopios de última generación proporcionan muchos otros servicios y se han convertido en instrumentos sofisticados, cuya tarea es optimizar continuamente el rendimiento del telescopio. Se han convertido en “los vigilantes” de todo el telescopio.

¡Todo en orden, señor!

El GTC tendrá una caja de A&G por cada foco, pero nosotros nos vamos a centrar en las cajas desarrolladas para los focos Nasmyth. Las cajas irán incorporadas a los rotadores de instrumentos (elementos de los que ya hemos hablado en el reportaje “Las vueltas que da la vida”). Cada caja cuenta con dos brazos y, a su vez, cada brazo tiene un pequeño espejo que se encarga de dirigir la luz de la estrella de referencia a los instrumentos de A&G. Cada brazo puede moverse a cualquier punto del plano focal, de manera que puede utilizar cualquier estrella en el campo como referencia.

Pero para ver cómo funciona cada brazo y qué instrumentos manejan, tendrán que esperar a la próxima entrega de nuestro sabroso GUACAMOLE.

Natalia R. Zelman

Ver lista completa de noticias